mAthe “Serendìpya” x Mon Hermosa

Mon Hermosa (Antonio Velasco) es un colaborador habitual del proyecto mAthe. Si hace unos meses su voz impregnaba con la sentida poesía de Kavafis el particular viaje hacia “Ítaca” emprendido en el LP “Inopia”, más recientemente ha inundado de sueños barrocos el LP “Serendìpya” con su reinterpretación del más onírico Calderón en la pieza “Morpheo”, que forma parte de dicho álbum.

Pero Mon Hermosa no es sólo un magistral rapsoda. Es, también y principalmente, un actor y dramaturgo de prestigio nacional al que, además de una relación personal de profunda amistad desde que tenemos uso de razón (¡si es que padecemos tal cosa!), nos une una admiración profesional no menos sincera.

Con motivo del lanzamiento del LP “Serendìpya”, le planteamos una breve entrevista en la que conoceremos su trayectoria, sus proyectos y sus inquietudes dentro y fuera del escenario. ¡Todo nuestro apoyo para nuestro actor favorito!

mAthe: La primera en la frente: ¿Mon Hermosa o Antonio Velasco? ¿Distintos alias para diferentes facetas de tu arte? ¿Quién es quién?

Mon Hermosa: Qué más da quien es quién, son caras diferentes de un mismo dado. El uso de pseudónimo viene como una salida al problema del ego del artista. Nunca me gustó ver mi nombre en los sitios, y menos en esta época en la que el artista, por necesidades casi externas y sociales, tiende a desarrollarse como un ente multidisciplinar. Por eso los diferentes nombres.

mAthe: Tu trayectoria como actor, que podemos repasar con detalle en tu sitio web (www.antoniovelasco.es), es significativa y versátil. Cine, televisión y, especialmente, teatro, de manera independiente o con tu propia compañía, Teatro de Poniente. Eres quizá uno de los actores más prometedores de la escena nacional. ¿Es el teatro la disciplina en la que te sientes más libre? ¿Te consideras un animal de escenario? ¿Qué te dan las tablas que no te dan las cámaras?

Mon Hermosa: Las tablas son el origen de todo. Es donde nace tu amor por la escena y donde crece. La televisión es otro camino igualmente válido pero que resulta más frío para el artista. En el medio audiovisual se pierde el contacto directo con el espectador y eso, eso es lo que hace este arte único, la caducidad de un instante entre actores y espectadores que nunca más volverá a ocurrir. Por eso me quedaré siempre con el teatro.

mAthe: Tu cortometraje “Simón” (https://vimeo.com/61028173), galardonado internacionalmente, se ha convertido en todo un alegato en defensa de los derechos de la comunidad homosexual. Es cierto que se ha avanzado en este sentido en los últimos años. ¿Es suficiente? ¿Queda aún camino por recorrer? ¿En qué ámbitos crees que deben realizarse progresos?

Mon Hermosa: Está claro que se están dando pasos hacia delante para la normalización del trataminto del colectivo homosexual, tanto gubernamental como socialmente. Creo firmemente que el cambio tiene que comenzar desde las escuelas, desde los más pequeños. La aceptación del diferente, por raza, sexualidad o cualquier otra cosa, tiene que aprenderse desde el principio. Hasta que nadie se sienta rechazado por ser él mismo habrá que seguir luchando por la igualdad.

mAthe: En toda carrera artística vocacional hay un punto de inflexión clave que impulsa a iniciar un camino en ocasiones duro, en otras satisfactorio, pero normalmente tortuoso. La tuya, sin duda, lo es. ¿Qué te llevó a identificar el teatro como tu forma de vida? ¿Qué encendió definitivamente tu llama de actor y dramaturgo?

Mon Hermosa: La llama está siempre y se llama inquietud. Inquietud ante el mundo que te rodea y que intentas comprender, hacia el propio ser humano. Y cada artista busca su camino para explorar esa inquietud. El mío fue el teatro, tanto actuando como escribiendo. Es mi forma de enfrentarme a las dudas, a los miedos, a las alegrías, a las mierdas, a los enemigos…

mAthe: Tributación desorbitada, desdén de la clase política, exclusión de entre las prioridades de las agendas… En este contexto, ¿consideras que la función principal del teatro debe ser entretener o más bien contribuir a la reflexión y suscitar reacciones en el público? En otras palabras, ¿juglares o agitadores? ¡Disculpas por la pregunta capciosa!

Mon Hermosa: ¿Quién es más agitador que un juglar o un bufón? Él es el único que puede llamar tirano al rey en su propia cara. El teatro debe ser siempre activo con lo que le rodea. No es un arte inerte, es un arte vivo que tiene la obligación de despertar algo en los espectadores.
Pero sin olvidar la forma de cómo hacerlo: ahí entra el arte, cómo decir y gritar con una sonrisa de oreja a oreja.

mAthe: Pese a tu juventud, llevas más de una década de intensa actividad artística. ¿Qué actuación recuerdas con más aprecio? ¿En qué lugar te has sentido más cómodo actuando? ¿Comedia o drama? ¿Tu desternillante “Quijote” o tu sentido “Secundario”? ¿Micro o macroteatro?

Mon Hermosa: Es difícil contestar a esa pregunta. Me llevo un poquito de todas y cada una de las funciones que he hecho, de todos y cada uno de los personajes que he interpretado. Soy un poco parte de todos y son todos parte de mi.

mAthe: ¿Qué hace Mon Hermosa cuando no está ensayando o escribiendo? ¿Qué música, libros y películas devoras? Como vallekano adoptivo, ¿qué nos recomendarías hacer en tu barrio?

Mon Hermosa: Soy un ser sociocultural. Devoro cultura pero nunca pierdo el contacto con la gente. Voy a mojarme. Libro: “Mañana no será lo que Dios quiera”, de Luis García Montero. Música: “The river”, de Bruce Springsteen. Película: “El viaje a ninguna parte”, de Fernando Fernán Gómez. En Vallecas os voy a recomendar que vayáis al mejor restaurante chino de todo Madrid: el chino de Elena. En realidad se llama “La perla oriental” pero en el barrio se le conoce como el chino de Elena. Riquísimo y muy bien calidad-precio.

mAthe: Rematamos la charla con una pregunta de salmantino a salmantino. ¿Qué garitos recomendarías en tu ciudad para un café, una tapa y una noche loca? ¿Piper o Potemkin? ¿Eres de los que piensa que la noche charra ya no es lo que era cuando pide una guinda en el Bolero o un sex on the beach en el Country?

Mon Hermosa: Recomendaría para tomar un café el Alcaravan, para una tapita el Trastero y su montadito de lomo, para pasar un buen rato La Malhablada, con cervecitas y microteatro, y, para acabar la noche, el Tum Tum y su música retro divertida. La noche sigue siendo la misma que hace años, creo que somos los demás los que vamos cambiando.